Fernando Lederer

#17 Ganar con otros. El poder de las relaciones.

In coaching, desarrollo personal, liderazgo, pensamiento, propósito on 8 mayo 2011 at 18:48

 

Puedes progresar más y mejor si eres capaz de relacionarte de manera efectiva con los demás. De hecho, es probablemente la cualidad más valiosa que puedas tener: la gestión de tus relaciones; la relación contigo mismo y la relación con los demás. La vida va de relaciones. Al menos el 80% de tu éxito en la vida dependerá de la calidad y cantidad de tus relaciones. En todas las sociedades y organizaciones las personas que conocen más y mejor a otras, y son bien conocidas por las demás, son las que tienen más poder de influencia.

Abraham Maslow dijo que la necesidad de afiliación, de asociación, de pertenencia a un grupo, es indispensable para la salud mental. Él demostró que la necesidad de ser afectivo con los demás es un requisito psicológico que debe ser satisfecho para poder optar a otras necesidades mayores, como son la autoestima y la autorrealización. Lo que aprendemos acerca de las relaciones a lo largo de nuestra vida lo damos por hecho, y no nos damos cuenta que es vital para nuestra autoestima y para al logro de nuestras metas. Las relaciones satisfacen la necesidad de nuestro ego y nuestras necesidades sociales, y contribuyen a nuestro estado físico y nuestra longevidad. Las personas que tienen sólidos lazos afectivos viven más y mejor que las que no los tienen. Tu capacidad para dar y recibir, de interactuar con las personas importantes en tu vida es definitiva para tu autoestima y eficacia personal.

Las personas con mayor autoestima se sienten capaces de gestionar eficazmente cualquier tipo de relación o situación. Las personas que tienden a sentirse inseguras o tímidas en el inicio de nuevas relaciones y proyectos con otras, inevitablemente tienen menor autoestima y confianza.

Para sentirte bien contigo mismo es necesario que te sientas bien con tus relaciones. Es preciso que te sientas seguro, confiado y respetado al lado de tus amigos, familia y compañeros. Afortunadamente este es un nuevo ejemplo de la ley de causa y efecto; si quieres respeto, ofrécelo; si quieres confianza, ofrécela, si quieres amor, ama. Te convertirás en un maestro en relaciones cuando dejes de buscar tu propio beneficio y seas completamente natural, dejando que tus cualidades brillen sin intentar esconderlas o cambiarlas para conseguir algo de alguien. Así, te sentirás más relajado, más seguro y espontáneo, más atractivo.

Recuerda que en las relaciones no cuenta tanto lo que haces como quién eres. Tú no puedes ser menos, o más, o diferente de lo que realmente eres. Cuando tienes problemas con otras personas sueles aparentar lo que no eres, o peor, tratas de ser diferente para complacerlas.

Cuando funcionas en pro de tus valores y tus metas, tus pensamientos influyen en ti de manera que te comportas de acuerdo a ellos. Tu trabajo consiste en actuar en tu mundo interior y dejar que el mundo exterior actúe por si solo. Cuando tengas un problema con alguna persona en concreto, un buen ejercicio es preguntarte a ti mismo ¿Qué hay en mí que causa que esta persona se comporte así? ¿Cómo creé, provoqué o permití esta situación? Por ejemplo, si tienes un conflicto con tu hijo, o con tu jefe, o con tu madre, toma completa responsabilidad de la situación. En lugar de escalar en el conflicto, mantente centrado y sereno.

Recuerda que tu autoestima determina cómo te relacionas con los demás. Cuanto más te gustes, más gustarás a los demás.

 

Tu comentario es bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: