Fernando Lederer

#35 Los 4 hábitos financieros imprescindibles para tu éxito

In emprendedores, liderazgo, negocio on 30 noviembre 2011 at 08:00

Esta semana, mientras trabajaba en la planificación estratégica del proyecto emprendedor de uno de mis clientes, no me he podido resistir a compartir contigo, estimado lector, la información que ahora sigue. Y sí, este cliente tiene nombre y apellidos, pero nos une un contrato de confidencialidad que no me permite revelar su identidad ni los pormenores de nuestra relación profesional. Al menos de momento, y mientras no tenga su autorización, así será; así es siempre cuando me contratan a nivel individual. 

Pero sí puedo decir que se llama Carlos, que es un artista completo, que tiene un CI que se sale de los gráficos, y que tiene todo lo que hay que tener en la cabeza para hacer de su proyecto creativo un negocio próspero. Yo sólo ayudo a ordenar las ideas y darles proyección, a convertirlas en algo real. Que no es poco. 

Vamos al lío. En este post vamos a tocar uno de los temas más importantes para cualquier persona sana: la economía. Creo que el dinero no tiene por qué ser la más alta prioridad de la vida. Pero no tengo ninguna duda de que juega un papel protagonista que impregna todas sus facetas, personales y profesionales, y es necesario aprender a manejarlo como lo que es: una herramienta.

Dependiendo de cómo se use puede traer gozo y felicidad a una vida, pero también ruina. Es necesario que seas plenamente consciente de las oportunidades que te brinda, así como de las trampas que te tiende. Lo cierto es que gracias al dinero se han hecho realidad algunas de las más altas creaciones de la humanidad. Cada día nacen proyectos fenomenales gracias a la aportación de recursos económicos de millones de personas en todo el mundo, incluidos los tuyos. Se construyen negocios, escuelas, infraestructuras, progreso; se organizan la filantropía y la solidaridad que tanto bien hacen a la humanidad. Por otro lado se crean negocios ilegales; la avaricia corporativa e institucional, y la  personal también, campan por sus fueros. Las guerras, las hambrunas… todo gira alrededor del dinero.

Más allá de las noticias que nos asaltan acerca de la economía mundial en los últimos tiempos, me gustaría mostrarte la filosofía que subyace bajo la actitud financiera de quienes emprenden con éxito grandes y prósperos proyectos personales y empresariales, que entienden el dinero como una herramienta que sirve para mejorar la propia vida y la de otros. Propósito: crear riqueza para uno mismo y para los demás.

Esta filosofía, común en esas personas, incluye cuatro hábitos principales:

  1. Deudas NO. Puede ser letal para tus sueños y tus metas. Puede ser letal para tu negocio, para tu futuro financiero, para tu matrimonio. Si quieres una vida próspera y tranquila es necesario que sepas gestionar tus deudas. Si no eres diestro en ello, mejor aleja de ti la idea de endeudarte.
  2. Ahorro. Una de las claves de la riqueza a largo plazo es la disciplina del ahorro. Un firme compromiso de ahorro te puede dar la seguridad y la tranquilidad que necesitas para la vida que quieres llevar.
  3. Inversión. Invertir es diferente a ahorrar. Supone riesgo calculado, y la posibilidad de beneficios. El ahorro y la inversión tienen utilidades distintas, según sean tus metas. En el momento en que destinas parte de tus ingresos a la inversión, activas el proceso de la independencia económica. Tu dinero empieza a trabajar para ti, no tú para tu dinero.
  4. Donación. Donar parte de tus recursos de forma habitual es uno de los principios económicos más sólidos que puedas llegar a aprender. Puede parecerte chocante, pero los que más tienen más lo practican. Donar acelera el logro de objetivos. Te hace más grande de lo que ya eres. No sólo te hace más próspero, sino que te permite disfrutar mejor de tu prosperidad, y ese es el mayor beneficio.

Hay un dicho que reza: Gana todo lo que puedas, ahorra todo lo que puedas, y da todo lo que puedas. Las personas que conocen el poder del dinero para hacer el bien tienen vidas sanas y equilibradas.

Hay que recordar también que el dinero tiene una cara seductora que te vende la idea de que puede resolver todos los problemas. Pero no. Tener dinero (¡y mucho!) está muy bien mientras lleves una vida equilibrada y con objetivos claros. Es muy importante que tú domines el dinero, y no al contrario.

La adopción de estas cuatro disciplinas te garantiza confianza, seguridad y prosperidad. Y recuerda esto: No es cuestión de cantidad, es cuestión de hábito.

Si te ha gustado este post y lo encuentras de utilidad, quizás quieras hacerme el favor de compartirlo con tus contactos. Asimismo, siéntete libre de dejar tus comentarios.  Serán bien recibidos, y yo te estaré agradecido.

  1. Fernando, que excelente post. A riqueza está dentro de nós. Só a partir do momento em que nos sentimos ricos, podemos viver com riqueza. Só contribuímos e doamos quando temos para dar.

  2. Fernando, excelentes tus recomendaciones!
    Ser ricos es una cuestión mental y como tal
    está muy bien tomar las riendas de nuestra
    mente para llevar a caba esas acciones que
    nos recomiendas.
    Enhorabuena por tu blog
    Un cordial saludo
    Sara Cobos

Tu comentario es bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: